lunes, marzo 20, 2006

Al curro tras el curry + Contenido Especial Pollo Post Photo Plus.

¡Uffff! Menudo diíta echamos ayer Patty y yo en casa para tenerla mínimamente visible ante la visita de amigotes que por la tarde-noche debíamos afrontar para ofrecerles una cenita de lo más nipona, encabezada por una gran olla de curry.

Y es que me gusta montar movidas así de vez en cuando. Reunir a unos amigos, hacer una comida para muchos, echar un rato de cachondeo... Lo que pasa es que para ello necesito tener tiempo libre y ayer decidí tomarme el Domingo libre de cargas mentales. Y ahora es cuando os preguntáis "Si este tío se toma el Domingo libre, ¿qué hace escribiendo un post el Lunes por la mañana?", a lo que os respondo que "La curiosidad mató al gato", y si no, que se lo digan a este que se zampó un pato con gripe aviar y mirad cómo terminó...


He aquí el primer especímen de gato-pato.

Y es que el virus de la gripe aviar se ha extendido por todas partes cual orina de botellón, y si no, que se lo digan a los de Disney, que están acohonaítos desde que una mañana soleada se toparon con la primera víctima de su entorno...


Sí, ha sido Donald (Daisy murió de sida el pasado año).


Este es un problema que empieza a alcanzar niveles de terror alarmante, especialmente en el sector de la comida rápida, que en gran parte se nutre de pollos (o eso dan a entender). De entre todos ellos hay uno que debe estar pensando en cambiar de nombre como la cosa vaya a peor. Se trata del Kentucky Fried Chicken (aka KFC), la macro cadena de fast food centrada en el pollo frito creada por el Coronel Harland Sanders, a quien podemos ver en la siguiente foto.


Tiene una cara de guíri-ricachón-americano-esclavista-sureño que no puede consigo, pero aun así me cae bien el hombre, bonachón y tal.

El caso es que este tipo es muy famoso. Su cadena de tiendas se expande por todo el mundo (recientemente se abrió un restaurante en Granada, junto al Kinépolis), y en países como Japón es habitual toparse con un KFC en cualquier zona de comercios mínimamente frecuentada, pues hace competencia directa y muy eficaz contra la mismísima cadena McDonald. ¿Cómo reconocer un KFC? Muy fácil. En el logo se muestra la cara sonriente (y vectorial) del Coronel Sanders, a quien además solemos encontrarnos en forma de muñeco a escala real junto a la puerta del comercio (es de esperar que en la mayoría de los Kentucky españoles los muñecos no están porque los neandertáles de turno que pueblan el país los pintan y rompen para divertirse, como pasa también con todos los Ronald McDonald que se colocan sentados en bancos para que los niños se diviertan con ellos). He aquí un ejemplo de entrada al KFC.


Bueno, una entrada japonesa (como deja ver su banderita de aviso, típica en cantidad de negocios nipones).

En Japón además el Coronel Sanders es muy, muy famoso. Es habitual encontrarselo en algunas viñetas de mangas de humor, e incluso puedo contaros una cosa bastante graciosa. En el año 2003 el equipo de béisbol local de Osaka, los Hanshin Tigers, ganaron el campeonato anual, y tal fue la celebración que se llevó acabo que la gente salió a celebrarlo como loca, se tiraban por un famoso puente que da a un río como muestra de alegría (con bicicletas y todo, que no es coña) y alguien hizo la gamberrada del año, pues sustrajo al Coronel Sanders de la entrada del KFC más cercano para igualmente lanzarlo al rio (un comportamiento realmente extraño en Japón). El muñeco jamás volvió a aparecer, aunque hay quienes dicen haber visto al fantasma del coronel en alguno ocasión... (^_^U)
Y es que los japoneses realmente adoran a este hombre, creador de las más sabrosas recetas de pollo frito (en versión original o crujiente, como siempre han dado a elegir). Y si no, fijáos en este atuendo que le colocan cada año por fechas navideñas.


Veniiiid... venid con el coroneeeel...

O este otro ejemplo más nipón, donde vemos a Sanders-san vestido con un Yukata durante la época festiva de verano...


...y comiendo sandía. Si es que este hombre sabe disfrutar de la vida...

Otro dato para quienes nunca habían oído hablar antes de KFC es que se debe tener un buen estómago para comer en esta cadena, ya que la mezcla de espécias es bastante fuertecilla. Personalmente es mi local de fast food favorito, aunque ha habido veces que tras comer allí el estómago no me ha aguantado bien y he acabado con unos diarreazos del cagalse (^_^UUUU), aunque no por ello pienso dejar de ir (de hecho me pasó hace años y he seguido yendo sin problemas). Sobre la receta especial crujiente, su rebozado y su sabor existe un capítulo buenísimo de South Park (concretamente en la temporada 9, el episodio 6, titulado "La Muerte de Eric Cartman") que os recomiendo a todas luces.
Por cierto, que dicen por ahí las malas lenguas que los señores de cierta compañía rival trataron de imitar al Kentucky ofreciendo trozos de pollo frito, pero siguiendo la política de dicha empresa de abaratar costes se colaron echando tipos de piezas a freír, y el negocio se les fue al carajo...


¡Uuummm! ¿Gustas?

Además de Japón, como ya he citado antes los KFC se encuentran en todas partes. Buena muestra de ello es esta foto donde se muestran árabes protestando contra los americanos con el fondo un tanto fuera de lugar...


...y es que no entiendo que se quejen de día y por la noche se vayan a darle dinero a Sanders-san.

Lo más normal sería que al menos hubiesen rebajado ese careto que trae su dueño en el cartel para dar una cara más acorde con el lugar donde se encuentra...


¿No?

Es algo así como cierto ejemplo de hamburguesa proyectada para lanzar por McDonald en estos polémicos paises de locos barbudos...


He aquí la McLaden burguer. I'm lovin' it!

Aunque me da que si los yankies pudiesen ofrecer características especiales en sus hamburguesas para oriente medio les pondrían una salsa muy especial...


McAnthrax para todos. El remedio más eficaz para los dolores de barba desde el invento de la Coca-Cola.

Y es que todos sabemos que tras Ronald McDonald se esconde en realidad...


¡Chorch Buch! Por lo que esta foto no ha sorprendido a nadie.

Volviendo al tema original... Creo que como se extienda la gripe aviar este tipo de negocios de pollo frito se van a joder vivos. Y claro, los de KFC que están forrados seguro que ya tienen prevista la llegada de aves chungas y han trozeado todo pollo viviente de granja que han podido encontrar para meter en sus congeladores, pero... ¿Y qué pasa con las pequeñas cadenas como esta?


¿Acaso El Pollo Goyo no tiene derecho a sobrevivir?

Y lo mismo sucede con El Pollo Picón de Granada (sí, el de la zona de Pedro Antonio), que debe estar acojonaíto, como este otro local chicano que en realidad regentan miembros de cierto partido de la derecha española...


¡Váyase, señor Sanders!

¿Sinceramente? Lo mejor es irse al supermercado del barrio (o el más barato oiga, que no tiene porqué ser lo mismo) y pillarse unos buenos pollos de corral para hacerlos uno mismo con ajillos y cebollita...


¿Eh? ¿A que dan ganas de clavarle un tenedor en la cabeza así, de primera impresión?

O bueno, si os ponéis a no fiaros de nada, siempre tenéis la posibilidad de pedir de importación unas Lays colombianas (allí llamadas Margarita) sabor "Pollo a las Brasas", con todos esos polvos químicos "sabor a".


Jopé, yo quiero probarlas... T_T

Bueno, ya está bien, que iba a subir el post ayer por la mañana y al final he acabado hoy Martes a las 10:49 de la mañana.
¡Y tengo que seguir trabajando!

Por cierto, no os preocupéis por lo del pollo. Si total, de algo hay que espicharla, que sea de una jartá de papear.

Saludos...

2 Comments:

At 1:33 p. m., Blogger Rini Sakuma said...

Me quedo con la última de tus frases, que profunda y emotiva... desde luego Seru, como te curras los artículos!! ^___^

 
At 10:41 a. m., Anonymous Nefarius Vigón said...

Muy divertido, me ha gustado mucho.
Es el segundo post que leo y me ha gustado.
Desde luego esto del pollo aviar con gripe es más divertido contigo.
Sobretodo con las fotos que pones (que habilidad debes tener para capturar fotos por la web)

Sigue así.

 

Publicar un comentario

<< Home